Conozca los hábitos de las personas altamente efectivas.

Toda persona efectiva en su vida cuenta con ciertos hábitos para alcanzar todos sus objetivos personales y profesionales. Téngalos en cuenta y sea un empresario altamente efectivo, seguro y mejore sus negocios.

  • Sea proactivo.

La proactividad se refiere a dar manejo a cada estímulo del medio ambiente con la habilidad de decidir la respuesta que queremos dar, esto quiere decir que no somos esclavos de las acciones que sobre nosotros se efectúan, sino libres ejecutores de nuestra conducta.  Lo importante es que la decisión es nuestra, que somos los responsables de ello.

  • Empiece con un fin en mente.

Este hábito consiste en no permitir que nuestra conducta se rija por el capricho ni el azar, debemos tener objetivos precisos a los cuales acercarnos: Un título universitario, comprar una casa o un carro, mantener una relación armoniosa con nuestros familiares y compañeros de trabajo. Cada vez que tomemos una decisión importante debemos decidir si ésta nos acerca o nos aleja de nuestros objetivos.

  • Decida y actúe iluminándose con su propia visión de futuro.
  • Dirija su vida previendo su derrotero futuro.
  • Contraste sus decisiones y acciones con su misión personal y realice los ajustes que correspondan.
  • Establezca primero lo primero.

Este hábito de efectividad interpreta la idea de la administración personal, y su aplicación inteligente tiene que ver con  en la matriz de administración personal, en la que cada actividad puede ser clasificada según dos criterios:

1) Urgencia, aquellas actividades que requieren una acción inmediata; e

2) Importancia, aquellas actividades que tienen que ver con los resultados.

  • Piense en ganar / ganar.

Este hábito indica que nuestras interacciones con otros seres humanos siempre deben ser de mutuo beneficio, que no existe otra opción. Nuestra relación con un cliente debe ser ganar-ganar, si yo gano y mi cliente pierde, pierdo al cliente. No existe otra opción, aunque a corto plazo otros tipos de relaciones resulten en ganancias inmediatas, a largo plazo vemos que son ineficaces y perjudiciales para ambas partes. Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito del beneficio mutuo, son los siguientes:

  • Piense que si trata al otro como a usted mismo le gustaría ser tratado, estaría sembrando la semilla del ganar / ganar.
  • Acepte el hecho de que tanto usted como los demás pueden y deben resultar beneficiados en una negociación.
  • Negocie actuando con integridad, madurez y mentalidad de abundancia.
  • Procure primero comprender y después ser comprendido.

Este hábito trata de ponerse primero en el lugar del otro, de ver las cosas desde su punto de vista. Se basa en el refrán popular de ” Todo es del color del cristal con que se mire”. Es quizás el más difícil de practicar, casi siempre pasamos más tiempo hablando que escuchando y creemos que las cosas sólo pueden ser de la manera en que nosotros las vemos.

Destaca muy especialmente en este hábito la importancia de la escucha empática en el proceso de la comunicación humana. Se ha comprobado a través de diversos estudios que la escucha activa resulta para el supervisor una aptitud crítica para obtener el éxito en su gestión.

  • Sinergia

Algunas metas las podemos lograr solos, pero las empresas exitosas sólo las podemos lograr con trabajo en equipo. Proyectos como la llegada del hombre a la Luna o la fabricación de la Bomba Atómica son el resultado del trabajo sinérgico.

Algunos ejemplos ilustrativos sobre el hábito de la interdependencia, son los siguientes:

  • Sinergice actuando con proactividad, competitividad y creatividad en su equipo de trabajo.
  • Seleccione la tercera idea superior en los grupos humanos en los que participe.
  • Alcance nuevos logros y propicie la innovación en su propia familia.
  • Afile la sierra.

Este hábito comienza con la historia de un leñador que se encuentra tan inmerso en su trabajo de derribar árboles que olvida que dedicar unos minutos a afilar su sierra le haría ahorrar muchas horas de esfuerzo. Aplicado a nuestra vida afilar la sierra se refiere a dedicar un breve espacio de nuestra vida a mejorar nuestras condiciones físicas e intelectuales mediante el ejercicio físico y el estudio.

Este hábito de efectividad interpreta la mejora continua y ofrece un horizonte de superación personal en todas y cada una de las áreas de nuestra personalidad. Este es el hábito que permite entender el mejoramiento personal en las dimensiones física, mental, socio-emocional y espiritual.   

Nunca pare de afilar la sierra, entrénese cada día para ser mejor, un buen consejo es iniciar aquí para saber cómo podemos hacer su vida empresarial mucho más efectiva.

 

Deja un comentario

  • (will not be published)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>